Meditación paso a paso

Home / Meditación paso a paso

 

La meditación es un acto que no requiere de mayores complicaciones. No necesitas de instrumentos, ni se ropa especial y muchos menos de un instructor que te dicte lo que debes hacer. La meditación es un acto íntimo y personal que sólo necesita de tu disposición para hacerlo de una forma correcta. Recuerda que con la práctica se obtienen mejores resultados, y esto no cambia en la meditación: sólo se necesita de continuidad y, ¡listo!, verás que podrás encontrar paz y tranquilidad.

Desde casa o desde cualquier lugar puedes practicar la meditación, lo ideal es que sea silencioso y alejado de situaciones que te puedan distraer. Sin embargo, se necesita llevar a cabo otros pasos para que toda fluya de la manera ideal. Aquí encontrarás el paso a paso para meditar y no abandonar.

  1. Usa ropa cómoda, de esta manera podrás realizar todos los movimientos que desees. También te permitirá respirar con libertad y sin ningún obstáculo que moleste.
  2. Encuentra un lugar tranquilo, la idea es evitar las distracciones y los factores que te impidan encontrar la armonía y la concentración. Puede ser desde tu habitación hasta algún lugar cerca de la naturaleza que te brinde comodidad, intimidad y silencio.
  3. Sin bien la meditación la puedes hacer a cualquier hora del día, las mejores horas son al levantarse o antes de acostarse.
  4. No ingieras alimentos antes de la actividad, así evitarás sentirte pesado y con fatiga.
  5. Encuentra una posición cómoda, ya sea sentado o acostado. No necesitas cruzar las piernas, pues cualquier postura es adecuada para meditar. Tu espalda debe estar recta y los músculos relajados.
  6. Cierra los ojos y respira lento y profundo.
  7. Concéntrate y comienza a contar de 50 a 0 lentamente. Puede que algunos pensamientos invadan tu mente, pero no hay de qué preocuparse, deja que se disuelvan. Estar consciente de la respiración y de cómo fluye el aire por todas las partes del cuerpo alejan tales pensamientos.
  8. Cuando termines de contar puedes empezar de nuevo o cambiar de estrategia. Puedes pensar en frases que te motiven o en imágenes que te hagan sentir bien y animado. La idea es que logres buenos pensamientos.

Lograr empezar a meditar es muy fácil pero mantenerse es lo difícil, por eso lo primordial es la perseverancia: sé consecuente con la meditación y verás que lograrás encontrar el estado ideal que tanto buscas. Después de que logres hacer el proceso anterior encontrarás técnicas más desarrolladas para aumentar tus capacidades.

Vísto en http://www.corunahoy.es/